¿Por Qué Procurar el Acompañamiento Espiritual?

English | Español

El acompañamiento espiritual, tradicionalmente conocido como dirección espiritual, es una manera hermosa de recibir aliento y crecer en tu conciencia del amor de Dios por ti. Además te permite percibir la presencia activa de Dios contigo en medio de tus compromisos diarios, ya sea en el trabajo, en las relaciones o durante un momento particularmente difícil. Cuando nos reunimos con un director espiritual experimentado y capacitado, podemos ver que el Espíritu de Dios realmente está obrando en nuestra vida, a menudo de maneras que pasamos por alto hasta que nos tomamos el tiempo de prestarle atención.

El acompañamiento espiritual sabio y experimentado nos beneficia de muchas maneras. A veces la ansiedad, el enojo y el miedo nos estorban, de manera que no logramos percibir la presencia de Dios ni amar bien a los demás. Una relación rota o la muerte de un ser querido puede provocar que nos preguntemos si Dios escucha nuestras oraciones o incluso si Dios existe. Tal vez estamos agotados y necesitamos aliento. Buscar el acompañamiento espiritual nos libera de la soledad y la frustración que puede caracterizar estos momentos. Descubrimos que somos capaces de perseverar. Dios nos trae esperanza y experimentamos gozo.

Aun cuando no hay momentos de crisis, muchos hombres y mujeres buscan un acompañante espiritual que les ayude a seguir creciendo en su relación con Dios. Nuestra fe se enriquece cuando reflexionamos sobre tiempos significativos de  oración o de estudio de las Escrituras. Muchos líderes (laicos u ordenados) pasan bastante tiempo alentando a otros; un acompañante espiritual puede servirles, ofreciéndoles aliento a ellos también. La mayoría de los cristianos desea conocer a Dios más íntimamente, amar a Dios más apasionadamente, y seguir a Cristo de manera más cercana. El acompañamiento espiritual nos apunta a Dios, quien satisface estos deseos hermosos.

LA DIRECCIÓN ESPIRITUAL ES INTENCIONALMENTE CONTEMPLATIVA EN SU ESTILO.

Meg_Pathway2El acompañamiento espiritual se caracteriza por una actitud de confianza atenta en la presencia del Señor durante nuestro tiempo juntos. A medida que las personas comparten, le prestamos atención a cómo Dios el Padre está activamente moldeando su vida mediante el Espíritu Santo de manera que les forme cada vez más a la imagen de Cristo. Confiamos en la gracia de Dios hacia nosotros. Dios nos ama y anhela conectar con nosotros, de la misma manera en que un padre desea bendecir a un hijo.

LA DIRECCIÓN ESPIRITUAL ES INTENCIONALMENTE BÍBLICA EN SU BASE.

Meg_BibleNuestra comprensión de Dios y de sus caminos proviene de las Escrituras. Jesús nos muestra claramente cómo amar, servir, dar y perdonar. ¿Cómo vivimos realmente los mandamientos de Dios en nuestras relaciones diarias y a través de nuestras responsabilidades particulares? Procuramos los frutos del Espíritu Santo, que son amor, gozo, paz, paciencia, bondad, benignidad, fe, mansedumbre y templanza. (Gál. 5:22-23) También le prestamos atención a las áreas en las que nos faltan esos frutos.

 

 

Advertisements