Acerca de Meg

English | Español

Soy una directora espiritual (acompañante espiritual) adiestrada que busco ofrecer un lugar seguro y cálido para explorar lo que sucede en el ámbito tan personal de nuestro corazón, mente y alma. Estoy comprometida con ayudar a otros a reconocer la presencia y dirección de Dios en sus vidas. La dirección espiritual es confidencial y respetuosa. No le digo a la persona lo que debe hacer. El verdadero Director es el Espíritu Santo. Yo procuro discernir la dirección del Espíritu a tu lado, no a nombre tuyo. La persona que busca la dirección espiritual sigue siendo autónoma. Respeto profundamente a cada hombre y mujer, y espero servir como una acompañante alentadora en la travesía sagrada de cada persona con Dios.

Meg HowardSoy graduada de Wellesley College, así como de Selah, un programa de dos años de certificación en dirección espiritual.

He estado recibiendo dirección espiritual de distintas maneras desde 1991. Las exigencias de un tratamiento intensivo contra el cáncer durante el 2004 y 2005 resultaron en muchas lecciones profundas sobre la bondad de Dios en medio del sufrimiento. Recibí adiestramiento como directora espiritual desde el 2009 hasta el 2011. Desde entonces he caminado con otros que atraviesan varios retos personales y tragedias. Estas experiencias me han dejado una profunda perspectiva sobre el amor de Dios por nosotros en todo momento. Me siento llamada a caminar con otras personas tanto en las etapas más difíciles de su vida como en las más satisfactorias.

Estoy casada con el hombre que más respeto y amo, y Dios nos ha bendecido con dos hijos ya adultos y una nuera. Además de las múltiples lecciones que aprendí mientras me dediqué a ser esposa y madre, he enseñado inglés como segundo idioma y he trabajado en la inversión y administración de propiedades. Mi esposo y yo tuvimos el privilegio de vivir en España por cuatro años y pasamos tres veranos en África. Criamos a nuestros hijos en Boston, MA por dos décadas y ahora vivimos en Puerto Rico. Hablo español e inglés.

Dondequiera que estoy, agradezco poder crecer junto con otros que buscan el cuidado y la dirección de Dios. El fruto de la vida con Dios siempre genera transformaciones positivas, aun cuando las circunstancias sean muy difíciles. Me interesa profundamente la vida del alma, y me alegra caminar con aquellos que se encuentran navegando las diversas estaciones de su fe.

Advertisements